La CANCIÓN (con mayúsculas) de Sabina

¿Qué canción encumbró a Sabina? ¿Cuál es su canción fetiche? ¿La que fue número uno de los 40? ¿El single que vendió más copias? ¿La única canción que recuerda mi abuela de él? ¿La que cantan los borrachos? Difícil elegir entre los 23 discos que ha publicado y las casi 300 canciones que ha compuesto.

Si atendemos a lo que dice Spotify, la canción más reproducida de Sabina es “19 días y 500 noches” versión directo, seguida de “Y nos dieron las diez” y en tercer lugar “Y sin embargo”, versión directo. Para seguir hasta el top five nos encontramos en cuarto lugar con “Nos sobran los motivos” en directo y en quinto puesto “Contigo”, también en directo. Sin duda el directo de Sabina del año 2000 “Nos sobran los motivos”, parece el favorito de los internautas de este programa de música online.

Pero en realidad, aunque estén ahí las estadísticas, cada uno de nosotros tiene una CANCIÓN de Sabina que logró llegarle al corazón y recibir en su casa, y por derecho propio, el carnet del selecto club de los Sabinistas,  un club en el que se permanece hasta el fin de los tiempos.

Muchos nostálgicos opinan que la CANCIÓN con mayúsculas es “Princesa”, compuesta allá por 1985, otros dicen que fue “Y nos dieron las diez”, en 1992, “Y sin embargo”, en 1996 o “19 días y 500 noches” en 1999. Da igual el año, porque cada uno tendrá su propia canción.

¿Quién es el guapo que se atreve a decirle a un enamorado del canallismo Sabiniano que “Pacto entre caballeros” no es la canción que encumbró al de Úbeda? ¿O “Calle Melancolía para los más sensiblones? ¿”Pongamos que hablo de Madrid” para los inmigrantes de la capital? “Caballo de cartón”, “Así estoy yo sin ti”, “Por el bulevar de los sueños rotos”, “Quién me ha robado el mes de abril”, “Contigo” y tantas y tantas canciones que valdrían para encumbrar a cualquiera… Pero lo bonito es que cada uno tiene la suya y eso es lo que hace especial cada letra de Sabina, que es capaz de llegar al corazón de la gente de distinta manera, transmitiendo cosas muy distintas a cada receptor.

En mi caso, la canción que encumbró a Sabina fue “Whisky sin soda”. Tranquilos, sé que suena raro, pero tiene su explicación. No os tiréis de los pelos. Contadme las vuestras, a lo mejor yo también me arranco la piel a tiras… Id preparando vuestra lista de canciones favoritas. El que avisa no es traidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.