Canciones frías y templadas

Ahora que ya termina el invierno me doy cuenta de todas las canciones que he escuchado de Sabina en los últimos tres meses y sé por experiencia que muchas de ellas no las volveré a escuchar hasta que el cielo vuelva a ser gris. Igual me ocurre con otros artistas. Son canciones que yo llamo “frías” o de invierno, versos y acordes que quizá encajan mejor a baja temperatura y para no perder su esencia, lo ideal es escucharlas en esa estación del año.

Seguramente se compusieron en esa época y las emociones que transmiten, a mi modo de ver, no son las mismas que si se escuchan en verano por ejemplo. La letra tampoco tiene porqué hacer referencia a la estación invernal, pero sí hay un cierto halo de melancolía, de soledad, de búsqueda de abrigo que enseguida identificamos con paisajes nevados, ventosos, con la lluvia calándote los huesos y con esos ciertos tintes de tristeza que desprenden los primeros meses del año.

Estas son algunas de mis canciones frías:

    • Que se llama soledad
    • A la orilla de la chimenez
    • Caballo de cartón
    • Pongamos que hablo de Madrid
    • Rebajas de enero
    • Incluso en estos tiempos
    • Nacidos para perder
    • Quédate a dormir
    • Peces de ciudad
    • Así estoy yo sin ti
    • Eclipse de mar
    • Ahora que…
    • Princesa
    • Con la frente marchita
    • Peor para el sol
    • Esta noche contigo

Medias negras

¿Cuáles son vuestras canciones frías? ¿Y las más templadas?

Ya está aquí la primavera que también tiene sus propias canciones, sus propios versos, sus propios sonidos y atmósferas sabinianas. Más adelante comentaremos las canciones con la temperatura más alta del repertorio del jienense. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.